Los hombres ahora también se preocupan por la belleza

Los tratamientos y los cuidados de belleza siempre han sido cosa de mujeres, pero lo cierto es que últimamente esta tendencia se ha trasladado cada vez más a los hombres. Desde que David Beckham aterrizase en Madrid en el año 2006 tras fichar por el Real Madrid, los hombres que comenzaron a interesarse por el cuidado de su imagen fueron en aumento y comenzaron a ser conocidos como “metrosexuales”, pero la verdad es que casi diez años después apenas se escucha el término “metrosexual” por calle, y no es porque los hombres hayan dejado de interesarse por la belleza. Ahora ellos también se preocupan de su aspecto y como es normal, quieren ir guapos y atractivos y sentirse a gusto con ellos mismos, lo que se traduce en cuidar su imagen y potenciar su belleza para presumir de físico y dejar huella a su paso.

Solo hay que fijarse en los datos ofrecidos por el centro comercial online Yodetiendas.com, que muestran que más del 40% de las ventas que se producen en su departamento de Salud y belleza realizadas por hombres, de modo que las mascarillas, los champús, las cremas, los perfumes y los reafirmantes ya no son únicamente cosa de chicas.

cosmetica masculina

Un hombre, como es normal, quiere gustar, aunque para ello tenga que realizar una serie de sacrificios o incorporar una serie de aspectos a su rutina que hace no tanto tiempo parecían impensables; depilarse, ir al gimnasio, darse tratamientos de belleza, ponerse mascarillas… toda una serie de cosas que aunque acaban de llegar al mundo de los hombres, lo han hecho por la puerta grande y han llegado para quedarse.

Dentro de estos cuidados de belleza existe una enorme variedad, y cada persona emplea unos u otros en función de lo que estén buscando y de lo que necesiten. Aún así, es fácil hacerse una ligera idea de cuáles son los principales cuidados de belleza que siguen los hombres con solo hacer una pequeña encuesta por la calle.

Ir al gimnasio sin duda es el principal hábito al que se acogen la gran mayoría de hombres que desean presumir de un buen aspecto y de un físico ejercitado. Hace unos años los hombres que se apuntaban al gimnasio lo hacían con la intención de ponerse fuertes a base de pesas, mientras que hoy en día no tienen ningún problema en acudir a clases de spinning, pilates o contratar un entrenador personal para conseguir ese físico escultural que les permita lucir tableta en la playa. “Para lucir, hay que sufrir”.

Por supuesto, ese ejercicio en el gimnasio se suele complementar con una dieta saludable y equilibrada que les permita asegurarse de que nunca van a estar acompañados por unos kilos de más. Se acabó eso de comer por comer y de beber cerveza a todas horas, sin importar esos michelines que se acumulan en la barriga ni las consecuencias que puede conllevar. Como dicen los expertos; “desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo”.

Otro aspecto que han incorporado muchos hombres a su rutina es el de la depilación. Antes la depilación no iba con ellos, y tan solo lo hacían los metrosexuales. Lo que empezó como un “yo me depilo porque sudo menos” se ha convertido en algo totalmente normal y en una genial noticia para los salones de belleza y las esteticistas, que ven como cada día son muchos los hombres que pasan por allí. Si lo hacen los futbolistas, ¿por qué no nosotros?

También hay que decir que el aumento de hombres en los salones de belleza no se debe únicamente a la depilación. Cada vez son más los que no dudan en darse una sesión de rayos uva para presumir de bronceado, hacerse limpiezas de cutis o incluso un tratamiento antiarrugas para conseguir el ansiado rejuvenecimiento facial. Nunca se es demasiado joven.

Las bolsas de aseo también han cambiado, mientras que antes bastaba con un cepillo de dientes y poco más, ahora se han ido incorporando más cosméticos para tratar de no descuidar ningún aspecto de su imagen. Las cremas faciales, el hilo dental,  los perfumes, las pastas dentífricas blanqueadoras y los productos para el cabello ya están dentro de la gran mayoría de bolsas de aseo. Seguro que tú también las tienes.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *